Solidaridad con hermanos de Honduras; “situación cada vez más difícil e insostenible”

4 de diciembre 2017

La Conferencia de Provinciales en América Latina y el Caribe (CPAL), creada con el fin de promover la coordinación y colaboración entre las Provincias y Regiones jesuitas del área, emitió un mensaje de solidaridad  “con nuestros compañeros de Honduras” ante la crisis poselectoral que se vive en ese país. Desde la Provincia Mexicana de la Compañía de Jesús suscribimos este llamado hecho por la CPAL.

“La situación del pueblo hondureño se hace cada vez más difícil e insostenible y queremos invitarlos a actuar para ayudarles a defender su país y la democracia”, señala el documento firmado por el padre Roberto Jaramillo, S.J., presidente del organismo regional Jesuita.

Agrega que el mandatario actual de Honduras, Juan Orlando Hernández, se ha aferrado al poder y ha hecho todo lo posible (durante esta semana postelectoral) para construir resultados que le favorezcan ilegítima e ilegalmente.

“El Tribunal Supremo Electoral ha sido manipulado y usado a su disposición y ahora el pueblo comienza a manifestar su inconformidad en las calles mediante manifestaciones duramente reprimidas, que ya han cobrado varias vidas”, señaló Jaramillo.

Solidaridad Jesuita

En el texto la CPAL se solidariza con el pueblo de Honduras y con todos los compañeros apostólicos:

“Nuestros compañeros del ERIC y Radio Progreso (obras del apostolado social de la provincia de Honduras) están en ‘el ojo del huracán’ pues han desarrollado su labor con profesionalismo y profetismo. Nos solidarizamos con Ismael Moreno, S.J. y con todos los compañeros apostólicos, así como con todo el pueblo hondureño”.

Asimismo la CPAL hace públicas una serie de peticiones para contrarrestar la crisis:

Queremos pedir que de la manera más firme y vehemente posible los Organismos que representan la comunidad internacional en sus más diversas instancias MANIFIESTEN PUBLICAMENTE Y EXIJAN del actual mandatario hondureño y de su gobierno:

1. Que una comisión internacional e independiente, bajo la responsabilidad de la ONU, supervise un nuevo y completo escrutinio de todas las actas electorales del país, bajo la observación de delegados de todos los partidos políticos de Honduras.

2. Que el Tribunal Supremo Electoral de Honduras se abstenga de proclamar vencedor a cualquier candidato, sin antes escuchar y publicar el resultado del reconteo anteriormente solicitado.

3. Derogar el Estado de Sitio y que el actual presidente de Honduras y las Fuerzas Armadas garanticen el respeto absoluto de los derechos ciudadanos, entre ellos el derecho a manifestarse pública y pacíficamente en defensa de su voto, así como de todos los otros derechos que le garantizan la democracia.

5. Que el Ministerio Público de Honduras investigue y proceda a acusar de acuerdo a la ley a todos aquellos que, sin importar su cargo, han cometido delitos contra el Estado al violar la Constitución Nacional de Honduras, manipulando el proceso electoral antes, durante y después de la realización de las elecciones.

4. Que a todos los medios de comunicación se les garantice el derecho de ejercer la plena libertad de expresión y a acceder a todas las fuentes que le permitan informar veraz y oportunamente sobre la situación por la que atraviesa la sociedad hondureña en este aciago momento histórico.”

Comparte en redes sociales...
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter