III Encuentro de laicos, laicas y jesuitas del área metropolitana del Valle de México

10 de junio 2018

En un ambiente de amistad y camaradería, por tercer año consecutivo se realizó este sábado el III Encuentro de laicos, laicas y jesuitas del área metropolitana del Valle de México, con la participación de decenas colaboradores de diversas obras de la Compañía de Jesús.

El objetivo de la reunión fue “reflexionar sobre las posibles Preferencias Apostólicas de la Compañía Universal a partir de una mirada a las necesidades de la humanidad y de nuestra casa común, para reforzar nuestra colaboración para la misión en el área metropolitana”.

En este encuentro se dio seguimiento a los procesos iniciados en los dos anteriores y se presentaron conclusiones de reuniones previas que sostuvieron integrantes de los grupos de Pastoral, Social, Espiritual, Intelectual y Articulación-Interna.

encuentro_1

Uno de los momentos más importantes fue cuando los participantes se dividieron en diez grupos, de diez personas cada uno con representatividad de los diversos sectores.

En los equipos se dieron diálogos muy enriquecedores con la finalidad de reflexionar sobre los grandes desafíos para la misión. Al final cada grupo propuso dos Preferencias Apostólicas, que consideran la Compañía debe seguir en el futuro.

encuentro_2

Después  del trabajo y las propuestas, se realizó una eucaristía concelebrada por varios de los jesuitas presentes y encabezada por el padre Provincial, José Francisco Magaña Aviña, S.J.

Durante su homilía, el padre Provincial hizo énfasis en la importancia de la colaboración en la Misión Universal:

“Creo que en este día hemos reflexionado sobre las preferencias apostólicas universales. Hemos hecho un ejercicio de decir, soy de este templo, soy de esta editorial, soy de esta obra, y soy de esta ciudad y de este país, pero vamos a pensar en el mundo (…) yo creo que es importante este ejercicio que hemos hecho para aportar, pero también para cuando este discernimiento, cuando lo haga el Padre General con su equipo, también estemos más dispuestas y más dispuestos, a no sólo hacer mi trabajo, sino a que el trabajo colabore con la situación que Dios sugiere para el mundo. Como (la virgen) María, desde donde estén, pero para algo grandioso, pequeñito pero grandioso. Yo creo que estamos en esta dinámica de vida y creo que María es el ejemplo de colaboración con la misión de Dios. Aprendamos de ella y de su corazón, a asimilar las sorpresas, las angustias, cuando haya, los miedos, las alegrías… Todo a vivirlo desde el corazón y a poner nuestras vidas para colaborar… Pues pidámosle al señor que como María colaboremos con nuestra misión, y que nunca tengamos la tentación de ser salvadores y salvadoras”.

Para cerrar con broche de oro y tener una convivencia mucho más relajada, todos los participantes fueron invitados a una comida organizada por la curia en los jardines del conjunto San Ignacio, sede de la Provincia Mexicana de la Compañía de Jesús.

(Eduardo Gómez)

 

 

 

 

Comparte en redes sociales...
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter
Tags: ,